Copa Libertadores 2008: Lanus 3 vs. Estudiantes 3 , Partidazo de palo y palo en el Sur

Arreglaron el empate
Seis goles, un penal y su rebote fallados en tiempo de descuento... Partidazo de palo y palo en el Sur, y un resultado que les sirve a los dos.
DEMIAN MELTZER | dmeltzer@ole.com.ar

Hubo que esperar 37 días para que Lanús y Estudiantes regalaran "el partido" que prometían dos de los equipos que más dan que hablar en el fútbol argentino. Pasaron de aquel ríspido y poco elegante 0-0 que decepcionó en La Plata a este vibrante y mejor jugado (a morir) 3-3. Una clase de espectáculos que se permiten ver en la Libertadores. Donde además de tres puntos, hay en juego un honor, la historia de un club (a veces, hasta de un país). Por eso salen batallas en las que se sacan fuerza y coraje de donde ya no quedan. Por eso las tribunas se contagian y termina siendo un gusto pagar los 24 pesos de entrada, aunque duela al bolsillo.

El que ganaba, pasaba a octavos. Y la clasificación era 2-0 del Granate, por estilo propio: juego asociado, pelota al piso, Blanco, Valeri, Acosta, Sand... El campeón local, en su máxima explosión, sacó ventaja en 17 minutos. Lo remontó el Pincha, 2-2, con sus clásicas armas: la pelota parada y la pegada exquisita de Benítez. De un córner suyo, descontó Desábato, de cabeza.
Y, con un exquisito tiro libre, dejó todo como al principio en 24'.Aunque cuando sale un desarrollo tan abierto, es porque también hay errores. Como los de Bossio, que las tres veces que tocó la pelota -se incluye todo el partido- fue para sacarla del arco. Como los de Alayes y Desábato, errando despejes y asistiendo a rivales. Como los de Lunati, que le perdonó a Sand la mano antes del 1-0 (tampoco la vio el asistente Bustos) y que echó mal a Alayes (no le pega a Valeri...).

Para diversión de la gente, no tanto de los técnicos, faltaba la segunda mitad. Y pudieron ganarlo los de Sensini. Se pusieron 3-2 cuando Lanús tenía todo a favor (segundos antes Andújar le tapó un mano a mano al Pepe). Pecó de solidez defensiva. Ojo, bastante bien aguantó al jugar todo un tiempo con un hombre menos y acomodarse al imprevisto de que se le lesionen tres tipos. Bien Maggiolo cuando entró, aguantando como único punta y marcando.

Sin embargo, los de Ramón no bajaron los brazos. Mucho menos resignaron su espíritu ofensivo.
Por eso llegó el 3-3. Imparable Sand, cero egoísta; implacable Acosta, y a gritarlo con el alma. ¿Y? Tiempo de descuento. El Laucha y el Pepe se juntaron por última vez, el 10 entró al área, ¿Andújar lo tocó? Fino penal. Minuto 92. Y fue el 9, el de los 20 goles en el Apertura, el que reaparecía tras un desgarro. Atajó el 1. Tomó el rebote Sand. Otra vez ahogó el grito el gigante Andújar. Para ser justos, no cabía otro desenlace. Al final fue un empate. Y los dos quedaron bien parados. Ni que lo hubieran arreglado, che.

Mano y contramano.
José Sand curó la herida del desgarro con un gol y una asistencia pero en el minuto final desperdició un penal y falló en el rebote.
ALEJANDRO LUGO | glugo@ole.com.ar




Los 22 días de parate por el desgarro parecieron apenas un suspiro para José Sand. A los nueve minutos bajó un centro de Blanco ayudándose con las manos y definió con un bombazo. Era su mano de Dios, pero así de ingrata es la vida de los goleadores, porque la imagen que quedará será la del final, tomándose la cabeza y mordiendo la camiseta. El Pepe sabía que acabada de desperdiciar una oportunidad de oro para casi asegurar la clasificación a la próxima ronda. Pateó el penal sin convicción y fue con temor al rebote. La quiso asegurar pero le apuntó al cuerpo de Andújar y se fue por arriba. Toda la alegría quedaba lejos.

Pero más allá de esta imagen triste Sand fue uno de los mejores del Granate durante el partido. De entrada se cargó la responsabilidad de ser el faro de área que Lanús tanto extrañó en estas tres semanas que lo tuvo afuera por el desgarro, volvía con toda la vigencia y obligaba a sus compañeros a que lo buscaran con o sin marca. Y así fue que Velázquez se la entregó tres minutos después, pero no fue gol porque el correntino la tiró muy cerquita del palo izquierdo de Andújar.

El Pepe también colaboró en el trabajo sucio y en la recuperación de la pelota, cuando creció Estudiantes y ya no le llegaba tan clara. Retrasado unos metros, le puso una asistencia preciosa a Acosta que se mandó por el centro del área y de zurda superó al arquero de Estudiantes en el 3 a 3. Y un minuto más tarde, la guapeó con Andujar, le ganó la posición y se la dio otra vez a Acosta, pero el uno se tiró como un defensor y la despejó.

Era uno de los héroes hasta la fatídica jugada del final. Todos descontaban que el triunfo estaba asegurado porque el regreso había sido con gol y con confianza. Pero pateó muy mal el penal, al medio y sin potencia y Andújar la pudo tapar. Tuvo una segunda chance para redimirse, pero la pelota no le bajaba nunca y cuando parecía que lo fusilaba en el rebote, eligió acomodarla y otra vez fue al medio. Asumió el riesgo y le salió mal.

Estaba en el bolsillo.
MARTIN MACHIAVELLO | mmacchiavello@ole.com.ar

Detalles. Espantosas recurrencias. Tiro libre en contra, gol rival. Penal a favor, seguí participando. Lanús sigue haciendo beneficencia. Por un lado, volvió a regalar fútbol cuando los -al fin- retornados tocaron la pelota. Entre Valeri, Sand y Acosta nos aseguramos el eventual pase a octavos pese al 3-3. Por el otro, nos caemos de la escalera al llegar al piso 13. Por enésima vez. Ya no es tan difícil hacernos partido. Con variantes tácticas y con diez, Estudiantes nos complicó. La fórmula, a la vista. No sólo es pelear toda bola como la última. Más sencillo aún. Cada vez que nos buscan el arco sacamos del medio. Esa es la diferencia de tener un arquero confiable. Patea Sand, tapa Andújar. Patea un pingüino, arriba Estudiantes. Teníamos la clasificación en el bolso. Como en septiembre, en Brasil. Ahora, a Montevideo. No podemos quedarnos a mitad del río...

Fuente:www.ole.clarin.com
-----------------------------------

Regalaron una verdadera fiesta

Lanús 3 - Estudiantes 3: ¡Viva el fútbol!

Ganaban los locales 2-0, lo dio vuelta Estudiantes con un hombre menos. Otra vez quedaron iguales. Andújar atajó un penal a los 92 minutos. El empate, finalmente, les sirvió a los dos: están a un paso de clasificarse.




Un orgasmo de partido, una maravilla de empate. Lo que Lanús y Estudiantes construyeron fue una fantasía futbolística, lo mejor que se vio entre dos equipos argentinos en los últimos tiempos, con un nivel emocional similar al Boca-Colo Colo de la semana pasada. O tal vez mayor, porque en tiempo de descuento Andújar no sólo le atajó un penal a Sand: también le contuvo el rebote, cuando al delantero correntino le había quedado la pelota picando en el área chica. Pero el 3-3, igualmente, los dejó a un paso de clasificarse: con un empate en la próxima fecha (Lanús visitará a Danubio y Estudiantes recibirá a Cuenca), ambos pasarán a los octavos de final. Por lo que hicieron anoche, se merecen eso y mucho más.

EL TIEMPO DE LANÚS. Para acomodar la pelota, Sand no metió una mano: usó las dos. Pero Lunati tiene noches en que se convierte en un árbitro muy poco lúcido, no vio la doble ilegalidad y el delantero marcó el 1-0. Un rato después, Valeri convirtió el 2-0 tras una corrida eléctrica de Acosta y un doble blooper defensivo. Desábato chocó con la pelota, Angeleri se desentendió y Valeri aumentó la ventaja. En 12 minutos, desde los 9 hasta los 20, Lanús se puso 2-0.

EL TIEMPO DE ESTUDIANTES. Corner de Leandro Benítez, cabezazo a la carrera de Desábato y gol: 1-2. Tiro libre del mismo Benítez, una poesía de zurdazo y gol, golazo: 2-2. En cuatro minutos, desde los 20 hasta los 23, Estudiantes empataba. Se mataban a goles, era un partido furioso, una antología de fútbol entre los dos mejores equipos argentinos.

ELEGANCIA VS. GARRA. Cada maestro con su libro: Lanús llegaba al arco de Andújar con los desbordes de Acosta, los toques de Valeri y Blanco y los punzadas, algo torpes pero siempre peligrosas, de Sand. Lo de Lanús era más artesanal, más delicado. Lo de Estudiantes, más industrial, más sólido, con Braña como líder de la garra.

MÍSTICA COPERA. En la Libertadores, Estudiantes se convierte en un monstruo de mil uñas. Ya había remontado un 0-2, quedó manco por las lesiones de Piatti y Lázzaro y encima le expulsaron a Alayes. Para cualquier equipo, era suficiente para firmar el 2-2 de visitante. Pero no, allá fueron los diez leones y Moreno y Fabianesi marcó el 3-2. Para alimentar la épica, Angeleri también salió lesionado. “Somos pelotudos”, se quejaba Ramón Cabrero.

FINAL DE FIESTA. A los 33, el mundo al revés: Sand construyó la jugada y habilitó con precisión a Acosta, quien confirmó su tremenda noche con un remate excelente para el 3-3. Después se fue expulsado Hoyos. Y a los 92’, penal para Lanús: pateó Sand, rechazó Andújar, el rebote le quedó a Sand y de nuevo rebotó en Andújar. Si a alguien no le gusta el fútbol, que le muestren este partido. Y si sigue sin gustarle, ya no habrá nada que hacer.


Fuente:www.criticadigital.com
---------------------------------------------

La Copa Santander Libertadores

Lanús y Estudiantes le dieron forma a un espectacular e inolvidable 3 a 3

En el final, Andújar le desvió un penal y el rebote a Sand, para mantener un resultado que premió la entrega de los dos, que están cerca de la clasificación




José Sand tuvo en sus pies una victoria agónica, inolvidable, pero se encontró con el héroe de la noche. Mariano Andújar le tapó el tiro penal y el rebote a los 47 del segundo tiempo y le impidió a Lanús ganar y sellar su clasificación el Grupo 2 de la Copa Santander Libertadores. Finalmente fue 3-3, un resultado que hace un poco más de justicia con lo que fue el desarrollo de un partido espectacular. Porque Lanús y Estudiantes le dieron forma a una noche memorable en el Sur, cargada de alternativas cambiantes, de goles, de polémicas; de un esfuerzo y una actitud de parte de los jugadores que merecieron esa ovación final de ambas hinchadas.

Se puede decir que pagaron con creces la deuda que habían dejado en el primer partido en La Plata. En los primeros 45 minutos pasó un poco de todo. Un desarrollo enredado, intenso, emotivo y por momentos electrizante, condimentado por cuatro goles en poco más de 20 minutos, uno de ellos mal convalidado (el primero), y una expulsión. Estudiantes arrancó algo dormido, y entre José Sand y el distraído Lunati se lo hicieron pagar. A los 11 minutos el delantero recibió un centro desde la izquierda que no pudieron dominar los defensores visitantes, acomodó la pelota con el brazo izquierdo, la bajó con la mano derecha y definió.

Estudiantes seguía como anestesiado, sin respuestas, sobre todo por el costado derecho, donde Angeleri aparecía extrañamente errático en sus decisiones. Y Lanús esperó una reacción. Dos minutos después de gol, Sand se lo perdió solo tras otro centro cruzado desde la izquierda, y a los 15 llegó la catarata de bloopers que terminó con el gol de Valeri: Acosta definió débil ante Andújar, que dio rebote, Desábato no esperó que el arquero la atrapara y la empujó hacia el medio del área, donde Valeri sacó provecho de la inexplicable inacción de Angeleri.

Estudiantes siguió sin encontrar el rumbo, no podía tener la pelota y sufría con el contraataque de Lanús. Pero a los 21 Benítez ejecutó a la perfección un córner desde la izquierda que fue directo a la cabeza de Desábato para el 1-2. Y los platenses terminaron de resucitar con un tiro libre de Benítez (falta de Quintana a Piatti) que dejó indefenso a Bossio.

El empate pareció frenar el ímpetu de los dos. Se tomaron un tiempo para respirar, para medirse, casi no llegaron con profundidad, pero el local se fue en ventaja al entretiempo porque Lunati castigó con la segunda amarilla una falta dudosa de Alayes contra Valeri.

Lanús salió a buscar el triunfo en el segundo tiempo, obligado por la diferencia numérica. Estudiantes se paró con Angeleri de líbero y esperó su oportunidad. Se quedó rápido sin Lázzaro, lesionado por un codazo no cobrado de Quintana, aunque igual se las arregló con Maggiolo para complicar al fondo local. A los 14 se lo perdió Galván por arriba del travesaño; del otro lado lo tuvo Sand, solo contra Andújar, que tapó en forma brillante. Y esa falta de definición la pagó Lanús en su arco: la jugada empezó en Moreno y Fabianesi a los 17, combinaron Maggiolo -fundamental con su ingreso- y Salgueiro por la derecha, y Moreno ingresó libre para poner el sorprendente 3-2.

Estudiantes se paró para aguantar con una defensa de emergencia: Moreno y Fabianesi de 4, Desábato, Basantay Juan Manuel Díaz, que ingresó por Angeleri, también lesionado. Aún así, al equipo de Cabrero le costaba encontrar espacios. Hasta que a los 33 Sand vio un hueco entre Moreno y Desábato, y habilitó a Acosta, que definió cruzado para el 3-3. No se conformó el local. Estudiantes defendió bien el empate que bajo esas circunstancias le convenía porque seguía en la punta. Con la expulsión de Hoyos pareció, como en el primer tiempo con el 2-2, que se darían una tregua definitiva. Y sin embargo hubo tiempo para ese penal que convirtió en héroe a Andújar.

8 son los partidos que acumula Lanús sin victorias; la última fue el 24 de febrero último, cuando derrotó por 2-0 a Colón, por el Clausura.

Por Juan Manuel Raimundo
Para LA NACION

La desilusión de los locales

Acosta: "Perdimos dos puntos"


Las caras lo decían todo. Por el dominio sobre el final, por el penal y el rebote desperdiciado por José Sand ya en tiempo adicionado, la gente de Lanús tomó el empate casi como una derrota, ya que si la pelota entraba, el equipo de Ramón Cabrero se aseguraba el pase a los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

"Perdimos dos puntos, ésa es la realidad. Lamentablemente Pepe (por Sand) no pudo concretar, pero ya está", comentó Lautaro Acosta, una de las figuras del partido, que le dio rumbo a los ataques de Lanús. "Estudiantes jugó muy bien. Demostró por qué está bien arriba en el torneo local y es el líder del Grupo 2. Es ordenado y distribuye bien la pelota", agregó Acosta.

Al despedirse, Acosta reflejó el sentimiento del vestuario local: "Se perdió el partido". Sensación potenciada porque Estudiantes sufrió un expulsado y Lanús no convirtió ese penal en el último minuto del partido. "Se nos escapó una gran oportunidad. Parece que tenemos que sufrir demasiado, y por ahora es así", indicó.




-----------------------------------
Será tántrica

En sintonía con las nuevas prácticas sexuales, Lanus deberá esperar hasta el último juego de la fase para llegar al climax de la clasificación. Empatando con Danubio pasa a octavos. Nuevo empate con los pinchas. Enorme partido del Laucha y el Polaco.

Como sucediera en el último Apertura 07 donde 1 o 2 fechas antes del final tuvimos la oportunidad de coronarnos, en esta fase de la Libertadores hacemos igual. Hace un par de encuentros que la clasificación se pasea por nuestras narices y la dejamos esperar. Hinchada tántrica si las hay, demoramos lo máximo que podemos el momento del goze final.
Comienzo arrollador del granate, ya imaginábamos el título de la nota: Volvió el Campeón. A los 10 minutos, un centro de Blanco, Acosta se lleva la marca, y el Pepe define cruzado de zurda, tras acomodar la pelota con la mano.
Al instante se lo pierde de nuevo el correntino, y tras una corrida de Acosta, Alayes intenta despejar, sirviéndosela a Valeri que convierte el segundo. Fiesta y presagio de goleada histórica, el granate estaba on fire.
Pero, siempre hay un pero… Córner para los de Luisa Delfino y Desabato que cabecea, violento pero al medio del arco. Gol de estudiantes. 3 minutos más tarde, tiro libre ejecutado por Benitez, gol de estudiantes. Nuestro arquero? Bien, atrás de la barrera… Si esto fuera una planilla de básquet donde se anota que tal jugador convierte 4 de 6 en dobles, 2 de 3 en libres, podemos decir que a Lanus le convierten 3 de 5 (CASLA, Olimpo y ayer) 1 de 2 NOB o 5 de 7 como en el lugareño, cada vez que patean al arco.
Se hace muy difícil de esta manera, resucita un rival que nada había entregado y nuestros jugadores bajan su rendimiento en forma vertical. Y es comprensible, cualquiera que jugó al fútbol, aunque sea en la calle, sabe que cuando vos no confías en lo que tenes atrás tu rendimiento merma y las dudas son más contagiosas que cualquier gripe. Sobre el final del 1T hay un tiro libre para Lanus que ejecuta Valeri, con precisión, abajo, al palo del arquero. Solo con sistema braile se podía detener ese disparo. Andujar no veía nada. Bueno, no solo lo contuvo, sino que no dio rebote. Al final se va expulsado Alayes.
Sale a jugar el complemento el grana con la misma decisión, y ya a los 5 el Pepe tiene un mano a mano increíble que controla Andujar. De esa jugada viene un lateral para los de Principi, y Moreno y Fabianesi, que es el que hace el lateral, termina convirtiendo, entrando solo entre los centrales granates, con un disparo para nada violento, pero como fue abajo se convierte en misión imposible para nosotros.
Ahora sí se complicaba la serie, todo dado para otra de las típicas hazañas pincharatas, dieron vuelta un 0-2, tenían un jugador menos y estaban fuera de casa.
Fue emocionante lo de Fritzler, robando como Gatuzzo y jugando con una calidad Zidanesca. El Laucha ya no es el nieto del viento, como lo definiera un amigo forista, el Laucha ES EL VIENTO. El Pepe fue uno de los 300 espartacos de la película. Literalmente, se mató a trompadas con toda la defensa de estudiantes, conmovedora lucha de un guerrero incansable. Valeri volvió con toda su calidad intacta, y en una jugada que participaron 3 de estas figuras, vino el empate granate. Bossio le tapa un disparo a Galván y juega rápido para Blanco (aunque Ud no lo crea), Valeri habilita a Sand, que tras un rodeo le coloca un pase Valeriano a Acosta, quien define de zurda. 3 a 3 y vamos por la gloria.
Y cuando no, de la mano de otra corrida increíble de Acosta, tras un pase de Sand, llega el penal para Lanus al minuto 47 del complemento. Ejecuta el Pepe, no tan fuerte a la izquierda del arquero, y ataja Andujar, el rebote inmejorable, le queda servido al correntino, que remata defectuosamente, la pelota pica en el piso y le pega en la cadera!!! al arquero pincharrata que solo atinó a incorporarse y tirarse para algun lado, Llámelo reflejos, actitud, ganas de ganar, suerte, como quiera, generalmente todos los arqueros rivales tienen un poco de todo eso.
Fue empate, por la voluntad y el buen juego de Lanus y por el oficio y el temple de los de La Plata, que aun en inferioridad numérica, siguieron poniendo como nunca. En estos partidos, verdaderas batallas, se recurre a los de más experiencia o carácter, y si vemos el sorteo de los capitanes, empezamos a entender porque nos cuesta tanto todo.
Nos vamos a Uruguay a jugar el pase a octavos, ganando o empatando, clasificamos. Un par de malos augurios como recordatorios para no tropezar de nuevo con la misma piedra. Definimos afuera, el Pepe erró un penal el último partido, si perdemos por 3 goles nos quedamos sin nada y el equipo rival tiene camiseta blanca con franja negra!! Cualquier similitud con el partido ante Vasco NO es pura coincidencia. El granate debe tener muy presente aquella experiencia del Sao Januario. La serie no está superada ni muchísimo menos, Danubio es un muy buen equipo que resucitó en esta copa a partir de este empate y tiene chances. El buen juego de Lanus mejoró notablemente en las últimas actuaciones y el retorno de todas las figuras en altísimo nivel es una hermosa noticia.
Nosotros, los hinchas, tenemos una cita de esas impostergables. Imagino los ferrys saliendo atestados de granates, cual Perla Negra del Capitan Jack Sparrow.
En lugar de conquistar el Caribe debemos conquistar el Río de la Plata. Nadie, ni uno solo de nosotros, puede faltar. Ya está volviendo el campeón, el último acto, el orgasmo de esta tántrica historia, es allá en la otra orilla.

Por Jorge Mattera

www.lanus.com.ar



Share this article :

1 comentarios:

Zololkis dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. Videos de Lanus - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Inspired by Sportapolis Shape5.com
Proudly powered by Blogger